Cómo encarar el 2021

Esta semana, seguimos con la tradición y hemos decidido hacer la entrada de rigor para dar la bienvenida al nuevo año 2021. Y es que, aunque el 2020 haya sido un año de lo más traicionero y extraño, un nuevo comienzo siempre emociona. Y asusta.

Es por eso, que quizás más que nunca, pero como siempre, necesitemos unos pequeños consejos para motivarnos. Para ponernos manos a la obra y hacer que este 2021 merezca la pena. Sin duda dentro de lo que podamos controlar, contra pandemias mundiales poco podemos hacer más que intentar sacar el provecho que se pueda, ¿no?

Empezamos entonces con una serie de mini-consejos para que los propósitos de 2021 sean un poquito más alcanzables:

  • Ve poquito a poquito:

Generalmente, los objetivos que nos determinamos para el nuevo año son muy ambiciosos. Eso está bien, hay que saber lo que se quiere para poder alcanzarlo. No obstante, también es fundamental para no caer en el desánimo, dividir en pequeños pasos nuestras metas, para ir alcanzándolos poco a poco. De esta forma, será más sencillo entender qué recursos o acciones debemos emprender para conseguir nuestro siguiente paso. Y, al final, nuestra meta ambiciosa llegará.

  • Diseña un plan con los pasos de tus objetivos:

Para saber si lo que estamos haciendo está bien encaminado y nos ayuda a alcanzar nuestros propósitos, debemos establecer planes. Es decir, descomponer nuestras metas en pequeños pasos y planificar dichos pasos. Establecer qué fecha nos ponemos como límite para conseguirlos, qué recursos debemos emplear, graduar la consecución de los mismos en días, semanas o meses, según nuestra meta.

  • Valora los fallos:

Que los errores no te desmoralicen. ¡Todo lo contrario! Los fallos y errores que vayamos cometiendo nos ayudarán a entender qué está pasando y a corregirlo. Los errores son una fuente de datos valiosísima. Valóralos como tal y que no tiren tus esfuerzos por la borda.

  • Conoce tus propósitos y acciones:

Entiende qué parámetros están bajo tu control. Intenta no perder tiempo y/o motivación intentando controlar aquello que escapa de nuestro poder. Comprende también el margen de error y las variables independientes que pueden influir en tu plan.

Y recuerda,

“Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.”

Leave a Reply Text

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *