Digitalización a la fuerza, pero con ventajas

digitalizacion

Como ya se ha escrito varias veces en este Blog, la COVID-19 ha implicado severos cambios en el tejido empresarial, el más notorio quizás -de momento- fuese la necesidad de la digitalización. Una digitalización impuesta, que por ser a prisa y de mala manera, pudo poner en evidencia ciertos problemas estructurales y de comunicación de una empresa. Pero, también, una digitalización que puede implicar varios beneficios en todo tipo de negocio si se implementa adecuadamente.

Beneficios de la digitalización

La tecnología iba a llegar. Tras es el Coronavirus es cierto que la necesidad de teletrabajar se impuso. Como decíamos, tuvimos que implementar la tecnología necesaria en nuestras empresas en una situación urgente,de alarma y sin acceso, si quiera, a mucho hardware. No obstante, lo íbamos a tener que hacer tarde o temprano. El teletrabajo y la movilidad de servicios a internet y la nube son una realidad. Por lo menos, gracias a esta pandemia, pudimos hacer un test rápido sobre qué necesitamos y cómo para implementar el uso de las tecnologías en nuestros negocios.

Se han resaltado problemas a resolver y se han difuminado otros: El hecho de tener que trabajar desde casa forzosamente, nos ha permitido a muchas empresas entender nuestros puntos débiles: como por ejemplo, la comunicación interdepartamental o la necesidad formación en temas relevantes. Así mismo, ciertos problemas de conciliación, transporte, seguridad en el entorno laboral, etc. se han disipado. La epidemia parece que nos ha permitido ver con un poco más de nitidez nuestros puntos fuertes y talones de Aquiles.

Grandes nuevas ideas han surgido: gracias a la tecnología, grandes ideas y empresarios con ganas de trabajar, han surgido grandes ideas para momentos de cambio como este 2020. Un ejemplo magnífico es el de este restaurante holandés que ha empezado a usar camareros robots para evitar contagios.

-Beneficios añadidos: esta crisis nos ha preparado para futuros obstáculos venideros, se han agilizado procesos, se han flexibilizado las organizaciones empresariales, fundamental para adaptarse a los cambios y situaciones que enfrentaremos, se ha ganado en eficacia, reduciendo traslados, optmizando el tiempo, etc.

Al final, como se suele decir, no hay mal que por bien no venga.

Leave a Reply Text

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *