Tu jefe no puede controlar qué haces en tu ordenador

control empresarial

Muchos trabajadores y trabajadoras han temido la posibilidad de que sus jefes realicen un control empresarial y vigilen sus ordenadores de trabajo. A veces, cuando la carga laboral no es excesiva, podemos utilizar el ordenador para actividades no laborales. Quién no ha chequeado el tiempo, su cuenta bancaria o las noticias. Además, el ordenador per se es un instrumento que se da a la multitarea, y muchos trabajarán con su perfil de Twitter abierto. Pero, y si te pillan, qué podría pasar?

Los empleadores pueden controlar tu ordenador, pero el control empresarial es limitado.

Es cierto que si tu empleador dispone tu puesto de trabajo con tu ordenador, este debe ser utilizado para tareas estrictamente laborales. La empresa podría guardarse el derecho a vigilar que esta condición se cumple. Pero este control tiene límites. Primeramente, este debe estar sujeto al cumplimiento del derecho fundamental de privacidad del trabajador. Así mismo, la empresa debe avisar con antelación.

Recientemente, salió a la luz la disposición del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, que falló dos veces a favor de un trabajador de Discapublicidad S.L. A este trabajador, su empresa le aplicó un control aleatorio y no avisado.  Discapublicidad decidió despedir a su trabajador al comprobar que había usado la terminal para fines no laborales. No obstante, el TSJ consideró nulo este despido.

Los requisitos mínimos para que un terminal sea analizado por una empresa son dos. Primero, el trabajador debe saber que su ordenador y su uso puede estar sometido a control. Además, se ha de especificar cómo de restringido está el uso personal de la terminal en esa empresa en cuestión. Si no se dan estas dos condiciones, se podría considerar que el empleador vulnera el derecho fundamental de privacidad del trabajador.

“El trabajador igualmente tiene derecho a la intimidad pese a que pueda existir ese control, porque se entiende que son dispositivos que se utilizan para la comunicación y entablar relaciones personales o que pueden derivar en información personal del trabajador”, explica Anna Ginès i Fabrellas, profesora de Derecho del Trabajo.

En este sentido, la empresa no podría entrar indiscriminadamente a bucear en todo el contenido del ordenador. Aún a pesar de haber avisado del control. Sin embargo, esta cuestión de cómo ha de hacer la empresa dicho control, qué es vulnerar la privacidad y qué no, es más incierta.

Leave a Reply Text

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *