Planificación y estrategia en tu negocio

planificacion y estrategia en tu negocio

Organizar la estrategia de un negocio siempre ha sido una de las claves fundamentales para el éxito de cualquier plan empresarial. Entender y clarificar objetivos, medir recursos, establecer sistemas de evaluación…son formas esenciales que asegurarán en un tiempo concreto, al menos, saber si has conseguido tu propósito o no.

Organizar la estrategia de tu negocio: elemento clave para su triunfo

En un momento de incertidumbre como el actual, esta planificación sigue siendo un punto vital para asegurar la supervivencia de muchas compañías. Quizás, en esta planificación la posibilidad de cambios es una variable clave a incluir. Veamos algunos de los puntos clave para una planificación y estrategia en tu negocio.

Planificación y estrategia en tu negocio:

Define claramente tus objetivos

Una declaración explícita, concisa y detallada de las metas de la compañía. Saber qué se persigue y de cuánto tiempo se dispone resulta fundamental para, al menos, saber si tus objetivos se están cumpliendo o no. Algo tan sencillo como no saber delimitar tus metas puede dilapidar tu proyecto. Equivaldría a echar agua a bocajarro y no ver si está cayendo dentro del tiesto. ¿Nos podemos permitir ese malgasto de recursos?

Analiza tu contexto

Hoy más que nunca un punto de inflexión en la planificación y estrategia en tu negocio. Entender en qué entorno se encuentra tu negocio, qué competencia existe, un análisis de mercado pormenorizado, cambios legales, posibles cambios en el futuro…

Entiende tu negocio

El análisis de los recursos con los que cuentas es fundamental para poder establecer una estrategia para tu empresa. De esta forma, podrás optimizar los que tienes y no extenuar tu equipo sin conseguir nada. Decidir cómo gestionar tus recursos humanos, materiales y, por supuesto, no olvidar qué otros recursos puedes encontrar en el entorno. Ayudas de la Xunta, posibilidades del concello, confederaciones empresariales, etc.

Planifica tu estrategia

Ahora que tienes una panorámica clara de tu situación, objetivos y posibilidades, es hora de delimitar tu estrategia. Es importante dividir la estrategia en pasos pequeños. Estos, a su vez, deben estar recogidos con todo detalle, sabiendo qué recursos se precisan para los mismos y en qué temporalización se prevén conseguir.

Evaluación

Una evaluación procesual que te permita saber si tus objetivos se están consiguiendo. Si no es así, posibles causas que podrían impedir llegar a tus metas. Y sobre todo, qué elementos de la organización empresarial (que estén bajo el control humano) se podrían mejorar. Muchas veces nos olvidamos de este elemento clave  y es, sin duda, la mejor fuente de información y aliada que un gestor puede tener.

Flexibilidad

En plena pandemia COVID-19, la flexibilidad y adaptación a posibles necesidades se determina como esencial para el éxito de un negocio. Es por ello que, siempre, en tu planificación debes contar con posibles soluciones. Valerte de la evaluación para prevenir necesidades y crear planes B o alternativos. Y, como no, para estar concienciado/a, que siempre ayuda.

Leave a Reply Text

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *